My Rain And You… Capítulo 03

Una cosa que no puedo entender Es que mi corazón llora cuando llueve Igual que el día en que te fuiste, Hace mucho tiempo. …Rain and You

Heechul estaba todo enredado en cinta en la parte de arriba, sus brazos pegados a los costados encintados a la altura del pecho y sus manos. Pero también pudo notar moretones en su blanca piel producto de los golpes que había recibido, se notaban demasiado grandes seguramente debían dolerle.

Kiss me like you wanna be loved... SangJi




Jian (POV)


Estoy cayendo por tus ojos, pero ellos todavía no me conocen.


En serio, para alguien que dice odiar los besos, ese sonrojo y balbuceo no es para nada normal. Más cuando se trata de alguien como Taeho, que a pesar de querer mantener a raya sus emociones, son más que claras en su rostro. Su odio hacia los besos no se iguala al desconcierto que le ha generado ese beso de Ungjae.

No puedo más que sonreír y sentirme feliz por él, ha tenido la fortuna de recibir su primer beso. ¿Cuándo será que reciba el mío?

   ¡Jian! —Jeup llega todo agitado a nuestro lado—. Qué bueno que te alcance, Seung Jun te estaba buscando.
   ¿Qué sucede?
   Te toca llevar el material visual que ocupo su grupo en la clase de hoy a la bodega de regreso.
   ¿Desde cuando haces eso? —Taeho me pregunta intrigado, cuando es obvio que no le he contado sobre esto.
   Lo hace desde que Seung Jun le hizo el favor la otra vez. —comienza a decirle Jeup—. Cuando Jian nos hizo seguir a ese chico nuevo, Lee Sang, y le tocaba… —rápidamente cubro su boca con mi mano para que no continúe.
   ¡Es por eso que nos invitaste ese día a comer helado! Mal amigo. —Taeho comienza a golpearme y yo a intentar cubrirme.

Resulta que ese día los del grupo de Seung Jun iban a ir al centro comercial, Lee Sang queda en su grupo también, así que yo debía aprovechar tratar de encontrármelo casualmente. Así que como Seung Jun me debe algunos favores… En realidad nos molestamos uno al otro pidiéndonos favores, por eso no fue extraño pedirle que me cubriera ese día con el material visual.

Aunque valió la pena la verdad, porque ese día Jian y yo tocamos nuestras manos accidentalmente. Ya me había rendido en mi persecución, pues para nada lo dejaban solo y nuestro helado ya se había terminado. Así que fui a tirar al cesto de basura los pequeños palos y servilletas, cuando al intentar echarlos al bote otra mano se me atravesó, cuando levante mis ojos vi a Lee Sang. Él me sonrió y nos quedamos  mirando por un momento, hasta que sus compañeros lo llamaron. Inseong, fue uno de ellos.

“Quiero otra oportunidad, poder cruzar palabras con él”.

   Bueno, el caso es que Seung Jun dijo que él se iba, dejo todo en el salón.
   Está bien, tengo que regresar, ustedes vayan a casa. Iré más tarde. —les digo resignado.
   No olvides llamarme Jian. —me advierte Taeho. Sé que quiere sermonearme.
   A mí, no me llames. Voy a salir con Dongjun. —Jeup me advierte.

“Qué envidia”, suspiro.

Ya en el salón de Seung Jun, comienzo a recoger rápidamente el material de visual para poder irme a casa también, y cuando estoy por recoger el proyector, las luces del salón se apagan.

   ¿Qué sucede? — “Seguramente alguien me está bromeando”—. Seung Jun, más vale que no hayas sido tú.

Camino a ciegas hacia la puerta, pues como en la última clase usaron el proyector, todo el salón se encuentra a oscuras.

   ¡Seung Jun, si esto es una broma! —me encuentro un poco más desesperado al ver que la puerta no abre—. ¡Dios, no abre en realidad! ¡Seung Jun! ¡Abre! —grito intentando que alguien me escuche, antes que la escuela se quede vacía.

De pronto un miedo terrible más que desesperación, comienza a invadirme y mis ojos se aguadan, no quiero sonar como un bebé, pero la oscuridad en la escuela es horrible. Estoy a punto de llorar, cuando la puerta de pronto de abre y como puedo me abrazo a la persona que me ha salvado.

   Tranquilo, ya todo está bien. —escucho una voz que me dice mientras golpea mi espalda suavemente.
   Gra… gracias. —aclaro mi voz antes de levantar la cabeza del pecho de mi salvador y cuando lo hago, ¡Oh por Dios, es Lee Sang! —. ¿Cómo supiste? —me separo de él rápidamente, es un poco grosero de mi parte pero ya no puedo dar marcha atrás.
   Te asustaste mucho. —Lee Sang pasa su mano por mi mejilla—. Ese día en el centro comercial, me di cuenta que llevabas el mismo uniforme que nosotros, le pregunte a Inseong si te conocía y Ji Hun me dijo que eras amigo de Seung Jun, así que hoy me he enterado por él que te dejo el trabajo que le tocaba hacer. Y aquí estoy.
   Tú, ¿querías conocerme? —pregunto asombrado.
   Mucho, y ¿tú? ¿Podrías querer conocerme? —sus palabras fueron más como una súplica. Asiento solamente y sin pensármelo mucho, no puedo creer en mi buena suerte todavía.

Nuestros rostros se acercan, poco a poco nuestros labios se tocan. Lee Sang roza los míos tímidamente primero, desatando una descarga eléctrica por todo mi cuerpo. No lo puedo creer, me está besando. Es un beso dulce, sincero y único, el primero. Antes de profundizarlo, Lee Sang, es consciente del lugar en donde estamos y se separa de mí. Una parte dentro de mí quería que siguiera, pero la otra parte me decía que no era el momento de dejarnos llevar sin conocernos bien.

Hace una semana que sucedió eso, una semana que llevo agradeciendo a Seung Jun, y una semana que llevamos conociéndonos, ya que después de ese día no hemos podido estar alejados. Sé que Lee Sang pronto me pedirá que seamos novios, pues desde esa vez no nos hemos besado de nuevo, aunque ganas no nos han faltado.

   ¡Na Ungjae, suéltame! —los gritos de Taeho me sacan de mis recuerdos.

Estamos en la clase de tenis con el profesor Choi, donde Ungjae pretende mostrarle a Taeho como hacer un buen swing. Estos dos andan muy juntos últimamente, Ungjae avanzando en sus acercamientos y Taeho tolerándolo mejor.

   ¿Por qué tenemos que aprender tenis? —me quejo. En realidad podría pasar de esta clase y colarme en la de Lee Sang.
   Eso es porque cuando a nuestros maridos los invite su jefe al club, nosotros podamos jugar tenis de pareja con su jefe y la esposa de su jefe. —nos explica Jeup muy diligentemente.
   ¡¿Qué?! — escuchamos gritar a Taeho indignado intentando zafarse del agarre que tiene Ungjae sobre sus manos en la raqueta.
   Hazlo por mi bebé. Por nuestro futuro. —aunque Ungjae le dice al oído a Taeho, pudimos escucharlo. Jeup y yo no podemos evitar reír ante la cara que mi amigo ha puesto.
   Lindura, después de clase tenemos que hablar. Espérame en el lugar de siempre. —Lee Sang me sorprende, se ha colado en nuestra clase y me dice rápidamente al oído antes de ser notado por el profesor. Como es que yo estaba pensando hacer lo mismo en su clase. No puedo dejar de mirarlo hasta que sale de la cancha.
   Bien joven Jian, es su turno, muéstreme su swing. —el profesor Choi me anima.
   ¿Eh? —como si pudiera concentrarme en estos momentos.



CONTINUARÁ...


Comentarios

  1. Todos están con la cabeza volando alto pensando en que su primer beso pronto llegará y otro pensando en sus novios.......típico de los adolescentes.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario